Skip to main content

La Hiperglucemia

La Hiperglucemia

La hiperglucemia se da, básicamente, cuando el nivel de glucemia sobrepasa su rango de seguridad. Este rango está generalmente entre 70 y 120 mg/dl. Los altos niveles de glucosa pueden sobrevenir cuando la alimentación, la actividad y la medición no están equilibrados. Puede suceder también cuando se está enfermo o bajo tensión.

Si tiene diabetes de tipo 2, debido a la reducción de la producción de insulina o resistencia a la misma, la glucosa deja de circular entre sus células y músculos. Esto estimula al hígado a liberar más glucosa, lo cual eleva sus niveles de glucemia.

Si no hay combustible o energía circulando por las células, es posible que se sienta cansado. Se necesitará más líquido para diluir la glucosa, lo que le causará sed. La única manera que tiene su cuerpo para librarse de este exceso de glucosa es mediante la orina.

Este síntoma dio origen al término médico "diabetes mellitus". “Diabetes” significa "lo que fluye a través" y “mellitus” significa "dulce como la miel". Se nombró así la condición tras el alto volumen de orina con glucosa que se encuentra en personas con diabetes no tratada. Asimismo, el fluido extra que su cuerpo utiliza para diluir el alto nivel de glucosa puede hacer que se deshidrate, lo que le producirá resequedad en la piel.

En caso de que tenga la glucosa alta, es posible que sea más propenso a las infecciones como la cándida, que puede llevar a una infección de los órganos genitales. Después de esto, los niveles de glucosa aumentan, especialmente si se tiene una temperatura alta. Cuando se está enfermo, no se producen hormonas (como el cortisol glucagón) que estimulan el hígado a liberar más glucosa, así que aunque no tenga hambre y coma menos, sus niveles de glucemia aún pueden seguir aumentando.

Los síntomas de la diabetes son los mismos que los síntomas de la glucemia alta, ya que provocan elevados niveles de glucemia. Estos síntomas incluyen:

  • Sed
  • Alta producción de orina, especialmente por la noche
  • Pérdida de peso
  • Falta de energía
  • Visión borrosa

Si usted está sufriendo estos síntomas, es probable que necesite ajustar la forma en que está tratando su diabetes. Hable con su equipo médico sobre lo que debe cambiar para mejorar y tratar la hiperglucemia.