Skip to main content

¿Cómo controlar la Diabetes?

¿Cómo controlar la Diabetes?

Cuanto más conocimiento usted tenga sobre los diferentes tipos de comida y sus efectos sobre la glucosa y peso, más control sobre la diabetes usted tendrá. Existen tres nutrientes básicos que componen la gran mayoría de los alimentos. Esos "macronutrientes" son los carbohidratos, las grasas y las proteínas.

Carbohidratos

El grupo de alimentos que más impacta su diabetes son los carbohidratos, ya que afecta tanto el nivel de glucosa en la sangre como el peso. Los carbohidratos son nuestra primera fuente de energía y se pueden dividir en dos grupos: azúcar y almidón (a veces, se refieren como "carbohidratos complejos"). El azúcar se encuentra en diferentes formas: sacarosa (azúcar refinado), fructosa (en la fruta) y lactosa (en la leche). Es importante limitar la cantidad ingerida, pues el azúcar puede aumentar el nivel de glucosa rápidamente.

Los carbohidratos complejos –alimento con almidón– son los más fibrosos. Entre ellos están los panes, las papas, el arroz y las pastas. El cuerpo necesita separar ese tipo de alimento en azúcares simples antes de que se absorban en la corriente sanguínea. Esto crea una liberación de azúcares en la sangre de forma más lenta y constante. Cuanto más fibra tengan los carbohidratos, más tiempo llevará para que el cuerpo absorba el alimento. Por ejemplo, el almidón de las legumbres se separa más lentamente que el almidón del pan. Alimentos con un contenido alto en fibras también son mejores para satisfacer su apetito. Usted se sentirá satisfecho por más tiempo si ingiere pan integral (que es alto en fibra) en vez de pan blanco (que es bajo en fibra).

Grasa

Si tiene diabetes, un objetivo fundamental para el control de peso debe ser disminuir el consumo de grasa. Esto ayuda a reducir el riesgo de enfermedades en las arterias o en el corazón. Tenga cuidado con las grasas saturadas, que son los alimentos con grandes cantidades de grasa, como los productos lácteos o las carnes rojas. La grasa saturada también se encuentra en chocolates, pastas y papas fritas. Verifique la información nutricional de los embalajes, con el propósito de sustituir, lo máximo posible, las grasas saturadas por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Proteína

En las personas sin diabetes, la proteína no aumenta los niveles de glucosa en la sangre. Sin embargo, quien tiene el diagnóstico debe ser consciente de que las proteínas estimulan la liberación de glucagón, que ayuda a transformar la proteína en glucosa (proceso llamado gluconeogénesis).

Al contrario de lo que se piensa, la proteína no hace que la absorción de los carbohidratos sea más lenta. Los alimentos ricos en proteínas pueden hacer que usted se sienta satisfecho, lo que será una ventaja en caso que esté controlando el peso. La carne y el pescado son alimentos ricos en proteínas y, también, en grasa, por eso se debe dar prioridad a las carnes magras.

Su nutricionista le explicará más sobre el impacto de los diferentes tipos de alimento en el nivel de glucosa y en el peso. También hay algunas reglas básicas para comer, que le permitirán asegurarse de que se esté alimentando correctamente.